fbpx

Erase una vez… La uña

¿Os acordáis de “Érase una vez el cuerpo humano”?

Pues hoy os presentamos una parte de ese cuerpo humano ¡LA UÑA!

Sin necesidad de haber visto estos míticos dibujos animados (dependerá, de lo que ya pese tu edad) todas sabemos que son las uñas, pero ¿sabemos que las forman? ¿no? Que suerte la tuya de tenerme ahí a tu verita, ya que yo, te lo explico en un santiamén.

Partes de la uña

La matriz

En la matriz es dónde nacen los queratinocitos, las células que forman la uña, éstos bebesitos son gorditos y blanditos y rebosan de hidratación.

Está compuesta por el paroniquio, que es el borde que cubre los laterales de la uña y la cutícula, que es la piel que une el eponiquio con la uña, siendo esta, una acumulación de células muertas, que crecen y se endurecen en la medida que la uña sufre agresiones.

De ahí, que cuando nos mordemos las uñas, llamado técnicamente Onicofagiala, la cutícula crece más, más y más… ya que este crecimiento, va asociado a tu hambre cuticular. Al sentir una agresión (estos bocaditos, al menos, suertudamente acalóricos) el cuerpo reacciona produciendo más piel, alertándonos al máximo, de la importancia de una buena retirada, que por fortuna, en ORGASMI ¡somos expertas en ello!

manicura barcelona orgasmi

La lúnula

La lúnula es esa marca blanquecina en forma de media luna dónde los queratinocitos jóvenes, se juntan para el botellón, y empiezan a solidificarse, perdiendo parte de la hidratación.

Placa ungueal

A medida que los queratinocitos crecen, pierden esa hidratación, se aplanan y pasan de ser redonditos y blanditos a tener forma plana, romboide, se solapan y forman las diferentes capas de la placa ungueal, la uña.

Cuando arrancamos el esmalte semipermanente o las uñas acrílicas, nos extirpamos simultáneamente, capas de nuestra uña, por lo tanto, nos sentimos las uñas débiles y blandengues e inmediatamente, un segundo después del fatídico suceso, se nos enciende la divina lucecita, aportandonos ciertamente, que el problema del nefasto desenlace: es el Producto, que seguro, era de mala calidad.

Pero en realidad, el delito viene marcado por un mal proceso de retirada,  así que, confía en las profesionales de ORGASMI y te evitarás el “tener que dejar descansar las uñas” como ya te contamos en el post ¿respiran las uñas?

Lecho ungueal

La uña descansa sobre el lecho ungueal, esta tiene riego sanguíneo, de ahí viene, su tono rosadito y que si nos damos un golpe, nos duele y salen incluso morados.

Borde libre

El borde libre es el largo de la uña dónde ya la placa ungueal se separa del lecho de la uña, al no haber riego sanguíneo, es blanca y no duele al cortarla o al limarla. El hiponiquio es una parte de piel que une la uña con el dedo y hace de barrera para que no entren las bacterias.

Las bacterias

¿Recordáis al líder de las bacterias azules de los didácticos dibujos? Sí, sí, el Sarnosovenían. Venian representadas de muchas formas y tamaños. Algunas eran muy fuertes y musculosas y otras pequeñas y débiles, pero todas podían replicarse con facilidad. Se escondían para pasar desapercibidas, reproduciéndose para atacar en el momento más oportuno y… ¡Zasca! Ya tá pillao la bacteria.

Ahora que ya eres toda una experta en las uñas, las partes que la forman y lo que no se debe hacer, sólo te falta reservar cita con nosotras para darle a tus uñas y manos el cuidado que se merecen.

Y recordad «ya no se hacen dibujos animados como los de antes»

Tendencias manicura invierno 2021-22
MANICURA Y HORÓSCOPOS

2 Comments

Deja una respuesta